martes, 27 de septiembre de 2016

INSTANTES (25) : POKER

Le miro a los ojos... le digo que para mi lo es todo, que le hago una propuesta... mi vida para ella. Le digo que no soy perfecto... que aun así buscaré su felicidad hasta el final de los tiempos. Sabe que cada palabra es cierta, no duda... sonrie... me besa... me abraza; la partida está empezada y es reconfortante saber que contamos con las mejores cartas.

lunes, 26 de septiembre de 2016

INSTANTES (24): Solo te pido un beso

Le cojo de la mano, le digo que nos vayamos rápido... que olvidemos el pasado. Su sonrisa es una afirmación contundente, le junto... le beso, solo un momento antes de con mi pistola disparar a unos cuantos malos. Nos espera una eternidad de felicidad, pero una bala me detiene de soñar, pese aun tener los ojos abiertos ya me han matado... bien matado. Resisto cerrarlos mientras la veo llorar, solo le dará tiempo a un último beso, ella ahora mataría por tener algunos más... mataría por haberlos tenido en estos últimos años, pero se fue, dijo que no quería volver jamás. Le cojo de la mano, le digo que me iré rápido, que olvidemos el pasado, solo un beso... no podemos ya pedirnos más.

viernes, 23 de septiembre de 2016

INTANTES (23): Su habitat... su esencia.

Había pasado por millones de obstáculos, por cientos de caidas que le habían dejado cicatrices, pero las miraba y le gustaban... le hacían interesante, y ahora estaba en la cima de nuevo... una vez más. Volvia a ser simplemente él... y si volvía a caer no pasaría nada... sabía que simplemente volvería a ascender, volvería a su hogar... a su habitat natural, algo que a él nada ni nadie le podía arrebatar.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

INSTANTES (22)

Nada va demasiado bien en estos últimos tiempos, no son mucho más de las tres y el día parece que es eterno; desaparezco por un momento de los problemas... desaparezco por un momento del mundo entero necesitando encontrarme a mi mismo... en busca del espejo más cercano. Me miro a los ojos como nunca antes lo he hecho, no tenemos que decirnos demasiado, sólo lo justo y necesario...sólo un "Tú puedes... podemos con todo esto".

lunes, 19 de septiembre de 2016

INSTANTES (21) : Escúchalas

Me despierto y  tengo a dos pibas de infarto en mi cama, se despiertan y me dan los buenos días, las miro a los ojos y aun asi me siento solo... demasiado solo. Me preguntan que me pasa... tan solo les puedo decir que nada, lo siguiente que debo hacer es bajar un poco la mirada, sus tetas me hablan... son muy sinceras y claras...ellas me dicen que la soledad no es tan mala.




domingo, 18 de septiembre de 2016

OTRA NOCHE MÁS

Otra noche más, otro bar más, la misma gente con distintas caras, y entre todos ellos yo, buscando lo mismo de siempre, buscando un poco de diversión.
Me acerco a la barra de este podrido lugar, nunca he estado en él y sin embargo me resulta tan familiar como el sucio retrete que acompaña mi habitación de motel.
Pido lo mismo que llevo pidiendo desde que empecé a beber cada noche, y me acomodo en la barra junto a una tropa de perdedores que sólo dios sabe en que callejón tirados en el suelo estarán cuando el sol haga su aparición.
Tan sólo espero comodamente disfrutando del trago, de esa canción que suena  que siempre me gustó, junto a la dulce tensión de cuando realmente empezará la diversión.
Y cuando el aburrimiento está a punto de llegar, sucede, ahí está, sonido celestial, los gritos que preceden a la bronca, y la chica indefensa de la que se quieren propasar, que sólo desearía que alguien la pudiera ayudar, igual que sucede en cientos de pelis, pero esta vez siendo realidad.
Como si de un galán de cine negro se tratase hago mi entrada, sólo que más feo y vistiendo peor, y comienza la violencia que tanto esperé, la sangre se deja ver y en cuento menos lo espero todos están ya en el suelo menos yo.
La chica viene corriendo a abrazarme, otra noche más soy yo el triunfador. Parece que para mí y para ella esta noche aún promete mucha diversión.
A traves de la ventana de la habitación de la Dulcinea de esta ocasión veo que el amanecer comienza a hacer su aparición. Me levanto y me dispongo a irme a mi guarida a descansar, y entonces ella me pregunta si no me volverá a ver jamás, si mañana por la noche no puedo volver a quedar. No digo nada, le sonrio y ella ya lo puede imaginar.
Mañana será otra noche más, otro bar más, la misma gente con distintas caras y entre todos ellos yo, buscando lo mismo de siempre, buscando un poco de diversión.